Evax es un cliente exigente y maravilloso. El día menos pensado tenía que haber sido un largo camino en pos de instalar una filosofía de vida positiva y poética. Al final se quedó en un bonito cruce de caminos, pero a mi hermana Carmen siempre le ha parecido que es de lo mejor que he hecho. Y Carmen nunca va desencaminada.