A las niñas de M les propusieron un proyecto que era crear una tienda de golosinas. Se fueron a hacer una inspección al lugar y se encontraron con que no había ningún colegio en los alrededores y el local era diminuto. Y pensaron que si no se les podía vender chucherías a los niños habría que vendérselas a los adultos. Entonces les vino a la cabeza que los dulces son como una medicina contra los pequeños grandes males de la vida, dado que el azúcar nos hace ver las cosas de otro color. Le dieron un enfoque farmacéutico y le buscaron un nombre: Happy Pills. A esa altura del proceso me llamaron y les ayudé con los textos y a pensar en packagings e ideas para el negocio. Hoy Happy Pills está triunfando en Barcelona y está a punto de abrir nuevos locales. El secreto de su éxito creo que está en la coherencia y el trabajo conjunto del Think Tank creado para el proyecto y el empresario, Domingo Ojeda. Entre todos hemos conseguido darle un tono a la marca. Y eso es pero que muy importante y pero que muy bonito.


















Composición:

3% azul cielo, 5% Amarillo limón , 2% Chiste verde, 4% humor negro, 7% carcajada incontrolable, 8% La vie en rose, 2% cosquillas, 7% Naranjas de la China, 1% Fino humor British, 2% retranca gallega, 6% accento andaluz, 9% gol en el último minuto, 2% esencia de amanecer, 7% Ho ho ho, 3% Algodón de azucar 2% agujetas de reirse, 5% con faldas y a lo loco, 4% Rio de Janeiro, 3% Tijuana, 7% excipiente de John Cleese, 6% ramo de margaritas, 5% siesta del mediterraneo.






Indicaciones de uso:

Los lunes, la dieta de la piña, el calentamiento de la tierra, los domingos sin fútblo, los domingos con fútbol, el calentamiento de la tierra, las lavadoras que se estropean sin avisar, los días grises, las raíces cuadradas, la insoportable levedad del ser, los rizos rebeldes sin causa, el hombre del tiempo gafe, las llaves que se pierden solas, el precio de la vivienda en general y el aburrimiento en particular.


Posología:

Consumir alegremente.