Tuve el privilegio de disparar las fotos con Ellen Von Unwerth. La sesión fue una clase maestra de que hacer las cosas con gusto y brillantez no está reñido con la sencillez y el buen rollo.