Pans fue el primer cliente para el que trabajé y esto es algo que no cambiaría por nada. Si amas las marcas, tu primera marca es como tu primer amor. En aquéllos tiempos trabajar para Pans era algo excitante de verdad, cada pieza era un reto por el que nos peleábamos todos en la agencia, el nivel era muy alto. Mirando hacia atrás, la comunicación de Pans es de lo mejor que se ha hecho para una cadena de fast food y en la categoría de alimentación. Me siento orgulloso de mis granitos de arena, aunque ya haya llovido lo suyo.