Estuve dándole vueltas y más vueltas a por qué nos gusta tanto el cine fantástico. Y conclusión menos mala a la que llegué es que queremos, necesitamos creer en lo fantástico.