El gran tordo.

Necesitábamos una campaña de imagen bajo el concepto “La televisión de todos y de cada uno”. La rodamos en Baires y originalmente era un plano secuencia (en serio), Zuazo manostijeras se encerró unas horas en la mesa de edición e hizo esta hermosa versión. Mientras tanto, hubo cambios inesperados en el Gobierno y nos llegó la noticia de que nos quedaba prohibido utilizar “La televisión de todos y cada uno”, como si tal cosa. Hecha la película para ese “claim” en concreto, ahora resultaba que teníamos que encontrar otro que encajara igual de bien. No creo que lo consiguiéramos.


La historia del nombre de “el gran tordo”, que tiene lo suyo, que os la cuente mi hermano Carlos Lanzón.








Veraneces.

El cliente quería hacer una campaña para el verano pero realmente no tenía gran cosa que comunicar. Me pareció una gran oportunidad para invitar a nuestros telespectadores a que simplemente disfrutaran de su tiempo con imaginación. Sin venderles nada más. Me parece que ésta es una gran comunicación de marca. Y el que crea que no dice nada se equivoca mucho.




























Cuéntame.

Mi idea era que todo fuera de verdad: llevar a gente a su antiguo piso y colegio que nunca más pisaron. El género debía ser documental y en televisión veríamos sólo una especie de “trailer”, el documental completo estaría colgado en la web de la cadena. Pero la senda del Señor no se allanó.